¿Quieres que tu hijo/a tenga un buen rendimiento escolar? No todos los niños son iguales. Establece una relación de confianza con tu pequeño/a y trabajen juntos para construir una efectiva rutina de estudios. Revisa los siguientes consejos para estudiar con tu hijo/a.
Como padres, nuestra labor comienza con la educación y valores inculcados durante la crianza. Desde un comienzo establecemos los límites de confianza, los hábitos, deberes y responsabilidades para la formación de nuestro hijo/a.
Cuando ingresan al colegio, esta labor se complementa con la de los profesores. Por eso es muy importante que los padres desarrollen y mantengan enlaces fuertes con las escuelas de sus hijos. A medida que se trabajen los hábitos y rutinas de estudio, los niños irán siendo cada vez más independientes, pero aun así no debemos descuidarlos.
¿Cómo estudio con mi hijo/a?

1. Debes dedicarle tiempo En un comienzo, a nuestro hijo le costará concentrarse y/o prestar atención al estudio. Debemos armarnos de paciencia y si consideramos que nuestro hijo/a se está demorando mucho tiempo en interiorizar contenidos, puedes consultar con un especialista.

2. Entrega motivación constante
"Sí puedes" es una de las frases que más debemos utilizar cuando estudiemos con nuestros pequeños/as. De esta manera, transmitimos confianza y seguridad para motivarlo a lograr todo lo que se proponga.

3. Proporcionar un lugar de estudio tranquilo y silencioso
De esta forma favorecemos la concentración. La idea es generar un ambiente de estudio iluminado, con escritorio y silla, además de útiles escolares a su disposición.

4. Supervisa sus tareas
Ya sea revisando sus cuadernos diariamente o estudiando con él para las pruebas. Además, verifica que entienda lo que está estudiando, aclarando sus dudas y/o apoyándolo en la búsqueda de información complementaria.

5. No impongas horarios y/o hábitos de estudio
Hay que mostrar una actitud positiva frente a la educación. Se puede fomentar el aprendizaje de nuestros hijos en casa, indicándole los grandes beneficios que tiene para su vida y desarrollo personal descubrir cosas nuevas. Además, puedes complementarlo con material educativo y encontrarle el lado positivo a realizar sus tareas temprano.

Mantén una comunicación constante con tu hijo/a y su entorno estudiantil. Asiste a sus actividades académicas, reuniones de apoderados, muestra interés por lo que está aprendiendo y apóyalo en cada uno de sus logros. ¡Disfrutemos aprender sanamente!