Uno de los desafíos de la maternidad, es lograr que nuestro hijo/a pruebe alimentos nuevos. La creatividad e improvisación serán nuestras principales aliadas para lograr encantar a nuestros pequeños con alimentos saludables y ricos en nutrientes. Te invitamos a probar nuevas tácticas y hacer de un almuerzo, un agradable momento de conexión con tu bebé.
¿Tu hijo/a rechaza probar alimentos que no conoce? Es muy normal. Depende de ti armar una historia atractiva y "adornar" su plato para que disfrute de su hora de almuerzo saludablemente. Revisa los siguientes tips:
1. No presiones a tu bebé

Necesitas de mucha paciencia y dedicación. La idea no es obligarlo a consumir el nuevo alimento. Debemos ir con calma, probando en batidos, colados y molidos incentivando su consumo. Mientras más lo pruebe, en distintas formas y comidas, más aceptará su sabor.
2. Potencia los colores de la comida
Haz que el almuerzo de tu bebé, sea una "explosión" de colores que cautiven sus sentidos. En especial los colores fuertes como el verde, amarillo, rojo, entre otros. ¿Qué más llamativo que el color para despertar el apetito?
3. Deja que tu bebé manipule su comida

Si piensas que este ejercicio terminará en un desastre de limpieza, probablemente tengas razón. Sin embargo, le brindará a tu bebé una oportunidad única de conocer y explorar un nuevo alimento desde otra perspectiva.

4. Decora sus platos
Apela directamente a tu creatividad e innovación para presentar nuevos platos. No es lo mismo servir un exquisito guiso de acelgas, a presentarlo como una divertida caricatura. Puedes crear payasos, animales, caricaturas sonrientes y todo lo que sea del gusto de tu pequeño.

5. Debo dar el ejemplo
"Mmm… que delicioso" "Está exquisito ¿quieres?" son algunas de las frases que solemos usar para que nuestros hijos coman. Si hacemos del almuerzo un momento agradable, sin agobios ni presiones y demostramos con el ejemplo que no hay nada que temer ¿por qué nuestro bebé no lo probaría? Convierte este estresante y a veces abrumador momento, en risas y diversión. Entretiene a tu bebé con formas y colores para que pruebe nuevos alimentos. Siempre puedes consultar con tu especialista para que te ayuden con esta difícil tarea. ¡A crear!